Lecciones de vida que aprendimos de “Comer, rezar, amar”

El libro Eat, pray, love de Elizabeth Gilbert que fue llevado a la pantalla grande y protagonizada por Julia Roberts en 2010 nos cuenta la historia de esta mujer que lo tiene todo, y sin embargo, siente un gran vacío en su corazón. Seguramente después de ver esta película o leer el libro nos llevó a cuestionarnos en varias ocasiones el rumbo que está tomando nuestra vida.

Estas son las lecciones que aprendimos de esta película que aplican a todo ser humano, pero principalmente a las mujeres.

1.- Conócete y perdónate

Por más agitada que sea la vida, muchas veces los roles que tenemos: de estudiante, profesional, novia, esposa, madre hacen que vayamos cumpliendo “funciones” y que en el camino perdamos la esencia. No pierdas nunca la perspectiva de quién eres.

2.- Identifica las cosas que te hacen feliz y suelta las que no

Suelta lo que no puedes cambiar por más que luches. Perdona. Quien perdona hace huecos en su vida para cosas productivas, tus energías fluyen y puedes tener más estabilidad y avanzar.

3.- Consiéntete

Deja a un lado los estereotipos y disfruta la vida. Come, ama, diviértete.

4.- Fluye y deja fluir

Deja que la vida suceda, no te angusties. Concéntrate y cada día dedícate un poquito a meditar o relajarte para liberar todo el estrés del día.

5.- Ama

No tengas miedo a salir lastimado, es algo inevitable. Entrégate, arriésgate y da todo lo bueno que tengas que dar.

Comentarios